Shadow

¿LAS CRISIS ENERGÉTICAS SERÁN EL FIN DE LAS PANACEAS?

Publicada:

“La locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”

-Albert Einstein

 

Durante los últimos años hemos sido testigos de distintas crisis que han “perturbado” la normalidad en que estábamos acostumbrados a vivir, no únicamente esta lamentable pandemia por Covid19 que aún no podemos dejar atrás, sino en términos energéticos también; llámese energía no sólo a la electricidad como algunas veces sucede, sino al sector en sí que comprende desde el gas natural, los materiales radioactivos, minerales estratégicos como el coltán, litio, tierras raras u otros, combustibles y petróleo hasta las tecnologías renovables, limpias y aquellas experimentales o en fase de maduración, etc.

Especialmente este año 2021 nos ha traído más de un descalabro en el sector eléctrico alrededor del mundo, debido entre otras causas a desastres naturales, interrupciones en el suministro, disminución de corrientes de viento, volatilidad propia del arbitraje de precios y oferta-demanda e incluso por disrupción en las cadenas de suministro de materias primas y productos terminados; en este sentido es difícil llegar a una conclusión sobre cuáles son las causas y cuáles consecuencias de, en el entendido de que la generación espontánea es una teoría ya superada.

Recordemos que una de las características de las crisis es que “alguien” está preparado y “alguien” no, algunos ganan y otros pierden, ya sea en mayor o menor medida pero así ha sucedido a través de la historia; también consideremos que existen crisis creadas y fortuitas, algunas dependen -y otras no- de la previsibilidad de las variables, de los sistemas de mitigación o análisis de riesgos, así como de una multitud de factores, que al pensar de un servidor sería irracional pretender explicarlas mediante argumentos simplistas, politizados e ideológicos.

Es conveniente recordar que todo cambio presente, pasado o futuro derivado de una crisis o no, afecta(rá) de manera diferente a diferentes actores de un mercado, como el ejemplo por excelencia de los subsidios aunque algunos les llamen “tax incentives”, “grants”, “support” o eufemismos similares.

Antecedentes

Por lo menos en México, me llama la atención que eventos críticos recientes han traído como consecuencia -entre otras más- que muchas de las soluciones mágicas, falacias y panaceas de moda se vengan “abajo”, entre ellas la transición energética Express.

Como en varias ocasiones he comentado, analizando temas eléctricos y de gas para clientes o colegas más allá de la despachabilidad, factor de carga, factor de planta, tecnología, insumos, esquema de negocio, baseload, factor de eficiencia, intermitencia y similares, incluyendo eventos geopolíticos, políticas o documentos que se enfocan en proponer soluciones para detener el cambio climático, me he dado cuenta que el término Transición Energética se ve MUY influenciada por panaceas, soluciones mágicas, grilla y números sesgados, lo que representa una objetividad muy limitada. No debería tratarse de carreritas ni concursos de popularidad.

Ahora bien, es posible que una de las razones que han contribuido con la disminución en la fuerza que tenían las dicotomías y panaceas, es que el flujo de información y desinformación ya no está TAN restringida ni controlada por algunos que decían poseer la verdad absoluta o ser los únicos que “sí saben”, aunque algunos se aferren a lo contrario; mismo fenómeno que si lo aunamos a las excepciones, cambios, ajustes, restricciones, populismo, proteccionismo, etc, que otros países han tenido que implementar para “apoyar” a los usuarios finales debido a la crisis energética que muchos están viviendo, algunos ejemplos aquí, aquí y aquí, nos daremos cuenta que el mundo, el derecho ni la realidad son como nos lo pintan a veces. Es por ello que generalmente soy más propenso a leer y analizar ciertos documentos de primera mano, en lugar de leer el resumen.

Lo anterior es de especial importancia ya que al parecer para algunas personas o grupos en México, la comparación (asimétrica y politizada, por cierto) constituye uno de los principales métodos para esgrimir pseudo-argumentos de todas clases e intentar vender panaceas, como por ejemplo los clásicos: Miren allá hacen o no hacen algo pero México hace o no hace lo contrario, como si existiera un manual de 5 pasos que nos diga cómo redactar un contrato, estructurar una política pública o atender una realidad particular, aunque similar, pero al final diferente. Las adivinaciones como “tradición” del sector energético mexicano, aparte.

Las panaceas y soluciones mágicas a ninguna parte nos han llevado ni nos llevarán, copiar-pegar lisa y llanamente tampoco, aunque a más de un incauto logran convencer. Incluso me ha tocado ver que más de uno intenta argumentar con base en dibujitos, adivinaciones, esquemitas, números de servilleta o memes que fluyen con singular alegría.

Si consideramos un poco más de politiquería, que en lo personal me entretiene mucho, podemos constatar que hasta a la Democracia la “incluyen” en argumentos que no tienen absolutamente nada que ver, pero suena fuerte y vende bien: Antidemocrático. Ja!  Tal vez sea mejor no creer todo lo que nos dicen, hacer un poco de investigación y ver lo que hay detrás de.

Del otro lado de la moneda tenemos que cuando a algún “experto” le dices que en otros lugares hacen algo similar, con base en su misma estrategia comparativa, se calman un poco o todo lo contrario.

Un ejemplo reciente fue cuando la Secretaria de Energía dijo lo siguiente: “No nos va a venir nadie de fuera a decir si la reforma energética está bien o mal”, lo cual generó que algunos actores y políticos mexicanos arguyeran distintas falacias que justificaban de cierta forma su sentir, en que mi país debería hacer lo que le dicten otros, as usual, pero esto me recordó que no ha sido la primera vez que un representante de un Estado o región esgrime argumentos similares contra terceros países, regiones o grupos que quieren imponer sus órdenes, la UE ha dicho lo mismo en muchas ocasiones, incluso a EUA, European energy policy is decided in Europe, not in the US la nota aquí.

No creo que esté de más mencionar que la soberanía, seguridad energética y seguridad nacional, entre otros razonamientos, constituye una fuente de excepciones a tratados, convenciones, contratos, principios económicos, etc.

Contexto

De pronto y a raíz de crisis energéticas recientes, pareciera que los subsidios, proteccionismo, populismo, cambiar leyes, aplicar excepciones a tratados internacionales, principios o leyes, establecer precios máximos a productos energéticos, distribuir dinero entre la sociedad y empresas, etc, ya no son “malos” ni comunistas porque la supuesta Comunidad Internacional de aproximadamente 40 países lo hacen; aunque más de un pseudo-argumento he escuchado en México esgrimiendo: No es lo mismo, en esos países significa x, y o z, contradiciendo la misma premisa comparativa de origen, esto es casi casi alabados sean. Es de risa, disculpen.

Como todos sabemos, en distintas regiones del planeta los precios de la electricidad entregada (en el medidor) a usuarios residenciales e industriales ha incrementado considerablemente, ojo no confundir precios a usuarios finales -delivered- con costos de producción, lo cual ha traído como consecuencia que muchos países y empresas incrementen la producción de electricidad con carbón, gas natural y otros insumos en aras de mantener el baseload de los sistemas, disminuir los precios de la electricidad y evitar una catástrofe mayor, ya sea en términos económicos o políticos. Hasta ahorita, Europa y Asia han sido los más afectados, pero algunos dicen que el continente americano no tardará en reflejar problemas similares.

Vale mencionar que países como Alemania durante los últimos 6 meses, por ejemplo, ha suministrado su red eléctrica principalmente con carbón, la info aquí, lo bueno es que en los últimos 5 o 6 años han construido una capacidad considerable de carboeléctricas y diversificado el suministro de gas natural, a pesar de que algunos iban a perder market share en Europa y se empeñaron hasta el cansancio para evitarlo; Estados Unidos, Inglaterra y otros igualmente han incrementado el uso de carbón y gas natural, e incluso están solicitando a los países productores de petróleo que incrementen su producción para disminuir los efectos de la volatilidad en el mercado, información aquí y aquí, aunque hay que analizar más a detalle los sistemas y matrices energéticas efectivas e instaladas, que no son lo mismo. Los “expertos” mexicanos dirían que esto es un retroceso absoluto, pero solo si sucede en México.

En el camino, varias empresas revendedoras o productoras de electricidad -utilizando distintas tecnologías- se han visto envueltas en problemas económicos y quebrado o topado con límites a las tarifas que pueden ofrecer a sus clientes, en algunos países los consumidores han recibido subsidios o “apoyos” para que no la pasen tan mal. Pero del otro lado también tenemos aquellas empresas que han incrementado sus utilidades, al parecer han sido las que ofrecen carga base, flexibilidad y disponibilidad continua, un ejemplo aquí. De igual forma, empresas estatales europeas y asiáticas, han podido de cierta manera amortiguar el impacto en los usuarios finales. Algunascompañías han recibido y recibirán subsidios “populistas” también.

Lo anterior viene a colación debido a ese “razonamiento” que toma fuerza en los 70´s del siglo pasado, que se fundamenta en lo “perversas y malas” que son las empresas estatales de energía, por controlar los recursos naturales (si vemos la historia entenderemos porqué) pero subsidiar nuestras empresas privadas está bien, eso es bueno, y hasta el día de hoy lo podemos constatar en la batalla mediática que hay entre las IOCs y NOCs, que por cierto el IMF y otros han estado muy activos en esta campaña, en México especialmente con la refinería de Dos Bocas, pareciera que no conviene que otros países produzcan combustibles ya que los “mandamás” perderían market share en el mercado internacional.

Recordemos que no todos los países del mundo tenemos la capacidad de imprimir trillones de fiat money o emitir deuda y asumir obligaciones “sin” restricciones como EU y la UE para “ayudar” a sus empresas, subsidiarlas e incluso a sus habitantes también. Esa burbuja no creo que tarde mucho en reventar por cierto, pero aunque ese es un tema relacionado, lo considero aparte de momento.

Siendo así, creo que de cada experiencia o crisis en terceros países, México puede aprender muchas cosas y entre ellas considero que dejar de creer en soluciones mágicas y panaceas o tanta propaganda son algunas de las más importantes.

Algunas cuestiones que creo valdría la pena revisar o prestar mayor atención en México

1.- En términos de planeación estratégica, evaluación de riesgos e implementación de modelos, pocos riesgos son tan grandes como las soluciones mágicas, propaganda y panaceas, en el entendido que la política e intereses siempre están inmersos en cualquier decisión de un Estado-Nación moderno y en las decisiones de sus organismos o reguladores, basta leer un poco para entenderlo.

2.- La creencia de que un modelo o solución energética debe considerar únicamente los tangibles monetarios predecibles sin cuantificar los intangibles, riesgos y su impacto en la valuación, se me hace un poco “aventurado”; digamos que ahorras un 10% en la electricidad con un modelo durante 1 año vs el suministro tradicional, pero viene una crisis como la de ahora, resulta que no se previó y por varios meses terminas pagando 300% más por la electricidad, esto nos resultaría en un valor neto negativo de “ahorros” o mejor dicho en un sobrecosto. Esquemas tipo maquila de electricidad, aparte. Cada modelo de negocio o actividad económica en las cadenas de valor de la energía, también se ven afectados de diferente forma durante una crisis.

3.- La diversificación muchas veces se olvida al querer promocionar soluciones mágicas o únicas, ya que el costo de no diversificar o los ahorros potenciales de diversificar tanto suministro como fuentes, generalmente son considerables. Monetizar las posibles contingencias y costos de cambio es básico. Pongamos el ejemplo de una cobertura, se trata de cubrir racional y equilibradamente uno o más riesgos que afectan a una variable o input. Easier said than done, btw.

Si analizamos la producción de electricidad, digamos de EUA en los últimos años veremos que el baseload continúa siendo nuclear, cambiando algo de carbón por gas natural casi en la misma proporción, la hidro produce un poco más y las demás tecnologías un poco menos, pero hay que reconocer el esfuerzo claro está, así como saber leer entre líneas también, a la fecha siguen produciendo 4 veces más CO2 que México (CO2 importado y exportado aparte) y el doble que China en términos per capita. Una calculadora y un par de datos más nos ayudarán a entender mejor.

En la estrategia de transición energética de EUA veo más racionalidad que en la mexicana, especialmente porque me parece que se promueven o se creen más soluciones mágicas y panaceas en México, sin considerar a los organismos internacionales que hacen su “chamba” correspondiente.

4.- Es común encontrar imprecisiones utilizadas para justificar soluciones mágicas al comparar o hablar de números absolutos sin un punto de referencia entre dos o más universos, como decir que contamina más que Canadá o Islandia, cuando 30 millones de canadienses emiten el mismo Co2 que 120 millones de mexicanos o 300,000 islandeses el mismo Co2 que 1 millón de mexicanos, pero bueno esto no convendría que se dijera en las noticias. En México se da mucho este problema de comparar peras con manzanas.

Tampoco ha faltado quien tal vez con intención de vender ciertas tecnologías las apoyan a capa y espada o todo lo contrario, políticamente se promete mucho, se anuncian los proyectos en la TV con mucha regularidad, pero al final del día nos topamos con la realidad.

No creo que exista una sola causa para explicar la crisis eléctrica que están viviendo algunos países o regiones, sino más bien un conjunto de situaciones que convergieron en un momento determinado, si se pudo haber previsto o mitigado de manera más efectiva, no lo sé, pero contractualmente hablando sin duda existen muchas formas y esquemas que hubieran ayudado a reducir más los impactos.

5.- Las transiciones generalmente llevan de la mano un “puente” tecnológico, hablando de energía creo también como muchos otros que el gas natural será fundamental, que nos permite transitar del querer ser al ser, pero en este ardid de salir en las noticias, decir que somos modernos y futuristas o convencer a ciertos grupos para vender algo, muchas veces se nos olvida dimensionar las limitantes de nuevas tecnologías; imagínense que en México hasta dicen que las Hidroeléctricas no deben ser consideradas, cuando en el mundo, cuando su capacidad a nivel mundial ha incrementado aún más en los últimos años, info aquí, y representa un importante porcentaje de la generación en muchos países, ah pero eso sí, se debe subsidiar la producción de hidrógeno u otros proyectos en fases tempranas. Hay que darle tiempo al tiempo, si urge y tienen el dinero a mano para probar o experimentar, adelante.

Estas limitantes de las tecnologías emergentes, no son únicamente de diseño, costos, VPN, intermitencia o dimensionamiento de los proyectos, pero también influyen mucho las campañas publicitarias y verdades a medias; pseudo-argumentos como los que se expresan cuando alguien las puntualiza, la victimización, alarmismo y otras estrategias típicas que podemos ver a diario en las noticias.

6.- Debemos entender que en un mercado de oferta demanda donde existe volatilidad y arbitraje de precios (salvo que controles los insumos y variables diversas mediante doctrinas intervencionistas en terceros países u otras), los costos de producción EXW ni los costos marginales están directamente relacionados con el precio final de venta de un producto como la electricidad ni tampoco los costos de producir electricidad unas cuantas horas al día/mes/año inciden considerablemente en el costo total de suministro a un sistema eléctrico -en un grid centralizado por ejemplo- ya que para su funcionamiento óptimo y el de los consumidores se requiere de disponibilidad, una carga base robusta, despachabilidad y nivelación del suministro, entre muchas otras cuestiones. Tener cuidado al calcular los costos de proyectos que requieren adicionalmente de otros “apoyos” para llegar a los usuarios finales, digamos 24/7/365. La generación localizada e híbrida y un robusto esquema contractual podría disminuir algunos costos también.

7.- En la actualidad, las matrices energéticas de los países se componen de producción mediante distintas tecnologías, algunas utilizan “insumos” naturales para su funcionamiento que por más predecible que sea el suministro, siempre existen disrupciones como la baja intensidad del viento, radiación solar, etc y otras -tecnologías- utilizan “insumos” cuyo suministro depende principalmente de la acción humana, políticas, contratos, disponibilidad, etc, como el gas natural, carbón, petróleo, LNG entre otros más.

8.- Las realidades de otros países y la mexicana por más que se parezcan no son las mismas, reforestar, plantar árboles y regenerar el planeta no son acciones excluyentes a instalar fuentes de energía más limpias. México no debe seguir los pasos de hiper-devastadores de bosques y selvas como Europa u otros países, la info aquí.

9.- El mundo tiene más de 40 países y hay más de dos o tres fuentes de información en el planeta.

10.- El modelo de prosumidor, un poco más allá de las contradicciones entre la globalización y regionalización se están haciendo más comunes conforme pasa el tiempo. Parece que importar en lugar de producir no es mejor al final del día, bueno dependiendo a quién le preguntes.

Riesgos y acciones que creo deberíamos evitar o considerar

a).- En esta “carrera” por salir en las noticias diciendo que ya soy verde y sustentable, algunos se olvidan un poco de cuestiones como que una transición debe ser ordenada y no de golpe, las panaceas y soluciones mágicas por más que hagas gráficas incompletas pero bonitas, al final del día no sirven de mucho, lo mismo si se trata de un cambio de estrategia privada o pública, pero bueno es parte de cualquier adopción o cambio que sucede en el mundo.

b).- No caer en argumentar dicotomías o contar únicamente una parte de la historia, como ejemplo, hasta países como Noruega, la nota aquí, ha dicho que mientras continúe la demanda en el mundo por petróleo seguirán produciéndolo, lo mismo con gas natural, que en los últimos meses ha ayudado a Europa mediante la inyección de mayores cantidades a la región, la nota aquí, o Guyana, EUA y otros nuevos productores igual, una nota aquí.

Tal vez la época de las dicotomías y double standards, está llegando a su fin, aunque el petróleo y gas no sirven únicamente para generar electricidad o mover vehículos, claro está.

c).- Tanto en la escuela como en la vida hemos aprendido que poner todos los huevos en una sola canasta, casi nunca da resultados positivos e incrementa considerablemente los riesgos a que nos veremos expuestos en un futuro, no en vano “legislación” como las Directivas de Gas de la UE consideran la diversificación y mecanismos para evitar la concentración del poder de los vendedores –Diría M. Porter- creando vulnerabilidad en la soberanía o seguridad energética de la región, como uno de los pilares de dicha estrategia, recordemos que las políticas públicas al final del día son estrategias.

d).- Aunque es común que las políticas públicas o privadas se basen en imprecisiones, panaceas o propaganda y grilla, debemos entender que estas suelen crear problemas en el corto y mediano plazos, algo similar sucede cuando se quiere vender la perfección de algo simplemente porque yo fui el que las promoví o estuve a cargo, incluso lo opuesto, por lo menos en México esto se da mucho cuando escuchamos a distintos actores o “Expertos”.

Un ejemplo es la reforma energética mexicana del 2013, que muy lejos de ser perfecta, estuvo no muy bien implementada, aunque se entiende debido a la inexperiencia y urgencia por vender promesas políticas, otras cuestiones aparte. ¿Se acuerdan de Saving Mexico? o ¡En 2018 vamos a producir x millones de barriles de petróleo y x BCFs de gas! Dicho sea de paso, como también lo he sostenido, cada una de las reformas o cambios -propuestos o implementados- de FCH, EPN y AMLO contienen cuestiones que me parecen indicadas y cuestiones que no. Habrá quienes tengan el “deber” de defenderlas, sin duda y muy respetable.

e).- El mundo y su realidad son cambiantes, las leyes deben ser mutables o adaptables, las reformas, soluciones ni leyes son perfectas pero sí perfectibles, la prueba y el error nos ayudarán a que alcancemos ese equilibrio tan necesario para los países y el planeta.

Pero bueno no me quiero explayar mucho ya que es un tema complejo, un servidor solo pretende externar una opinión y contribuir a un debate sano.

Aquí el mensaje que quiero transmitir estriba en que es muy posible que siendo simplistas explicando temas complejos como los energéticos aferrándonos a cuestiones políticas e ideológicas o de ventas, creer que regresar a los básicos es incorrecto y dejarnos llevar por propaganda tan arcaica como copiar-pegar o el famoso retroceso, no lleguemos realmente a resolver problema alguno. -Disculpen que haga mucha referencia al retroceso, es una palabra de propaganda mexicana casi tan divertida como la ley combustóleo, reforma apagón u otras campañas y coros por el estilo recitados al unísono, pero son parte del folklore mexicano-.

Dudo que el futuro energético del mundo vaya a depender exclusivamente del petróleo, gas natural, hidrólisis, desalinzación de agua de mar, hidrógeno, turbinas eólicas, paneles solares, centrales hidroeléctricas, diésel, gasolina, plantas nucleares y carboeléctricas u otras fuentes que con el paso del tiempo vayan naciendo y madurando, sino de una mezcla-diversificación racional de soluciones y un poco de ingenio para pensar fuera de la caja, sin absolutismos. Debemos todos sentarnos a la mesa y ver lo que ha sucedido, analizar objetivamente los resultados y errores, para de ahí seguir hacia adelante.

Finalmente creo que seguir cometiendo los mismos errores y no aprender de ellos, nos puede llevar a crear o sufrir aún más crisis en los años venideros, las dicotomías tampoco ayudarán mucho ni vivir en una burbuja del “querer ser” en lugar de irnos adaptándonos para lograr ese “ser” de manera realista. Ni todo es blanco, pero tampoco negro y se deben conciliar intereses sin hacer berrinches si no nos dicen que sí o no a todo. Una misma acción, dos similares o contrarias pueden ser las correctas o incorrectas en dos momentos distintos e incluso en el mismo.

Tal vez repensar o reestructurar nuestras ideas, estrategias, proyectos, políticas, camino, etc… durante o posterior a una crisis propia o ajena, es buena idea.

Agradezco como siempre a quienes se dan el tiempo de leerme, continúo disfrutando mucho este hobby.

 

Cualquier duda o comentario, estoy a sus órdenes en: rogelio@huastecaventures.com

*/ Rogelio Calderón es socio en la empresa de consultoría Huasteca Ventures y está especializado en temas energéticos e industriales, tiene más de 16 años de experiencia en el sector privado en México y el extranjero, es abogado por la Universidad Anáhuac con diversos estudios en el ITAM, Tec de Monterrey así como en otras instituciones y cuenta con un MBA por la University of Texas at Austin.