Shadow

EL GAS NATURAL Y EL DESARROLLO DE LA COSTA ESTE DE MÉXICO

Publicada:

Como es sabido, alrededor del mundo el gas natural ha sido y continuará siendo por muchas décadas uno de los detonantes para el desarrollo de la industria, comercio y población en general, ya sea directa o indirectamente como insumo de transformación y producción de bienes; no en vano, muchos de los conflictos recientes e históricos en el planeta han tenido que ver con el suministro de LNG vs por ducto (market share) o con yacimientos de hidrocarburos (Spratly Islands y Kuril Islands, por ejemplo) y proyectos para llevar Gas Natural a ciertas zonas, no solo el tan politizado gasoducto Nord Stream 2 sino muchos otros que han sido cancelados como el TAPI por mencionar uno.

De igual forma sabemos que existen diferentes ductos como los de transporte y de distribución de gas natural, cada país tiene sus propios esquemas para el suministro a usuarios industriales, comerciales y/o domésticos; por ello es importante analizar a detalle los distintos eslabones de la cadena de valor del GN, sobre lo cual hace un tiempo hice referencia a ello aquí, aquí y aquí, siendo el punto de partida: la disponibilidad e infraestructura necesarias para su aprovechamiento.

Desde hace muchos años y a la fecha, platicando con clientes y colegas hemos coincidido en que es importante considerar distintas opciones para impulsar la economía de México, también el acceso a combustibles como el GN al igual que en otros países del mundo; en este sentido me permito citar un comentario que en una plática reciente sobre el tema me dio el Ing. Rómulo Sánchez Velázquez, Director de la Agencia Estatal de Energía de Veracruz:  Actualmente se vislumbran oportunidades únicas para desarrollar aún más los sectores industrial y comercial en Veracruz, aprovechando la infraestructura ya existente en el estado como el gasoducto Texas-Tuxpan e impulsar con proyectos complementarios el crecimiento económico que históricamente ha quedado pendiente para con los veracruzanos.”

Contexto

Aún cuando en México desde hace poco más de una década se “pensó” que bastaba construir gasoductos de alta presión o de transporte para que el GN fuera aprovechado por la mayoría de los usuarios en el país, no es así ya que no se trata únicamente de generar electricidad ni tampoco de concentrar el suministro principalmente de una fuente como se hizo al considerar que sólo EUA era la solución, sin considerar temas de dependencia e intangibles que hacen al país susceptible de las ya conocidas y comunes “interpretaciones y excepciones” de/a leyes, tratados, principios y contratos por nuestro país vecino del norte, ejemplos aquí. Lo que “dicte” la supuesta “comunidad internacional” de 35 o 40 países, aparte.

Uno de los proyectos emblemáticos del presente gobierno es el corredor Transístmico que busca desarrollar la zona sur-sureste del país, históricamente abandonada en términos de infraestructura, mismo que en lo personal se me hace una muy buena iniciativa en el entendido de que se implemente exitosamente, pero más allá de este creo que se podría replicar en otras zonas y estados como Veracruz.

Como nota histórica al margen recordemos que casi todos los subsidios o bueno dirían ahora tax credits, bailouts, incentivos u otros eufemismos y propagandase centraron en el norte y centro de nuestro territorio bajo distintos argumentos, algunos válidos otros no tanto, sobre dicho tema escribí este artículo.

Ya desde hace años se hablaba de posibles soluciones -varias que conozco de primera mano- como terminales de regasificación de LNG en la península de Yucatán, un bypass al ducto de Mayakán, un FSRU, gasoductos sociales, etc, pero ninguna se materializó por varias razones, muchas de ellas eminentemente políticas o que tenían que ver con “quién (es)” los iban a desarrollar, grilla aparte; también influyeron temas como diversos cotos territoriales “pertenecientes” a ciertos distribuidores de Gas LP, aunque algunos por ahí pretenden vender la idea de que conflictos como los surgidos a raíz de los precios máximos recientemente establecidos por la SENER y la CRE son algo nuevo, en lo absoluto y no está de más mencionar que la COFECE, Profeco y otros entes desde hace mucho tiempo “han tratado” de solucionar algunos de esos problemas, sin mucho éxito por cierto.  Sobre el tema, la semana pasada di algunos comentarios para Radio Educación, por si es de su interés escucharlos están disponibles aquí.

Con lo anterior quiero ilustrar que no basta ver un proyecto para el desarrollo de una zona en “pedacitos” sino como un proyecto integral, esto es la fotografía completa; de lo contrario podría suceder como en mi natal Tuxpan, Veracruz que desde hace décadas “tenemos” plantas de generación de electricidad pero tarifas eléctricas incluso más altas que lugares donde no se produce, sobre el tema específico escribí aquí y aquí; por lo tanto no se trata sólo de instalar plantas de generación ni gasoductos de transporte.

El caso de Veracruz

A lo largo del estado, desde hace muchos años corren gasoductos pertenecientes originalmente a PGPB y posteriormente al CENAGAS, se han construido estaciones de compresión adicionales y distinta infraestructura no sólo para que sean bidireccionales -recordemos que hace años exportábamos gas a EUA y ahora es al revés, etc.- sino para atender la creciente demanda del país y compensar la disminución drástica en la producción nacional de Gas Natural desde hace más de 10 años. Espero que esta tendencia se revierta con el tiempo, ya ven que lo primero y más difícil es detener cualquier “death spiral”.

Con el devenir de los años, se licitó y puso en operación el gasoducto Texas-Tuxpan que como sabemos tienen una tarifa take-or pay y distintas características contractuales más, incluyendo las derivadas de algunos convenios modificatorios que la CFE y la IP acordaron en años pasados, un análisis propio del tema aquí; recientemente se han anunciado la conclusión con ayuda de CFE del gasoducto Tuxpan-Tula (algo similar a lo que sucedió con el Ramal Tula) y un gasoducto marino desde Tuxpan hasta conectarse con Mayakán, que tal vez sería mejor terrestre, todavía no se sabe a ciencia cierta la forma de co-participación entre CFE y las empresas privadas pero tal vez podría funcionar un esquema similar al gasoducto Los Ramones en su fase original que fue cancelado en 2012 para ser relanzado posteriormente -que por cierto a las empresas y personas que preparamos ofertas para dicha licitación, no nos cayó muy bien dicha cancelación por el equipo de transición del expresidente EPN-.

Al día de hoy, el problema es que a pesar de existir cantidades disponibles de gas incrementales, el estado de Veracruz no tiene disponibilidad de gas natural para usuarios residenciales, industriales ni comerciales, o si existe es muy limitada, sino que seguimos teniendo la única posibilidad que existe en el mercado, esto es el Gas LP y posiblemente por ello no se haya podido desarrollar más industria en el estado, aparte de que podría contribuirse con la disminución de GHG, sin olvidar que no necesariamente la demanda va a traer la oferta mágicamente ni viceversa, sino que el Estado como rector de la economía -En sus tres niveles: municipal, estatal y federal- puede incentivar ambas, ejemplos similares en México y el mundo existen miles.

Tampoco olvidemos que previo al proceso de implementación, estamos ciertos en afirmar que se debe analizar y planear a detalle un proyecto de esta magnitud, así como también evaluar las variables y beneficios socioeconómicos tangibles e intangibles que traería a la mesa, incluyendo monetizar costos hundidos como contratos con capacidad excedente o insumos/infraestructura existente, etc.

Propuestas generales

Como combustible de transición, el GN ofrece muchas ventajas entre las cuales destacan i). Respaldar la generación de electricidad con fuentes renovables/limpias intermitentes, ii). En combinación con otras fuentes, permitir que cierta electricidad sea despachable con menores costos y necesidad de infraestructura paralela, comparado con otras opciones, iii). Combinarse mediante proyectos de generación híbrida para alcanzar factores de planta o potencia mayores en su conjunto, iv). Incentivar la producción de fertilizantes a pequeña y mediana escala, que utilizan el GN como insumos principales, disminuyendo los costos logísticos actuales de otras soluciones, v). Permitir que se desarrollen zonas industriales mediante el uso de GN como insumo para la producción de distintos artículos, incluso refrigeración y fundición a mayor escala, y vi). Otras tantas más que se me ocurren y conozco con base en mi experiencia.

Nota: Si bien la tendencia en la generación de electricidad y matrices energéticas es migrar hacia tecnologías más limpias, tampoco es un secreto que algunas de ellas son aún muy inmaduras, experimentales o con costos de cambio importantes lo que hará su adopción más lenta a lo que algunos entusiastas proponen, hablando del mundo no de un puñado de países solamente; tampoco hay que confundir precios “económicos” de generación eléctrica EXW con factores de carga bajos o poca despachabilidad con afirmar que ello basta para que las tarifas eléctricas disminuyan para los usuarios, especialmente en mercados medio desregulados e inmaduros como México o un poco “más” desregulados y maduros como el caso de Europa, información aquí y aquí.

Quiero puntualizar que la población de Veracruz es grande -8 millones de habitantes en comparación con otros estados, cuenta con acceso a puertos de altura como Tuxpan y Veracruz, tiene una base productiva del sector primario muy importante (pesca, agricultura, etc.) y un poco de producción secundaria como el procesamiento de productos del campo, pero que yo creo, si existieran insumos como el gas natural y electricidad continua, de calidad generada localmente a precios accesibles permitiría un crecimiento en dichas actividades y abriría la posibilidad de migrar hacia proyectos agroindustriales con valor añadido, a la vez de disminuir la carga para las plantas centralizadas de CFE, incluso aprovechando los caudales de ríos que cruzan el estado mediante la estructuración e instalación de proyectos mini-hidroeléctricos de paso, sin necesidad de construir embalses o cortinas, que pueden contar con factores de planta altos, más que otras tecnologías renovables y/o limpias. Problemas de sobredimensionamiento de proyectos, aparte.

Por su geografía, Veracruz también es un caso interesante ya que entre el norte y el sur existen cientos de kilómetros de distancia, siendo así y complementando el párrafo anterior, creo que se debería explorar la posibilidad de regionalizar más la generación y consumo de electricidad; algunas personas como un servidor hemos propuesto esta idea desde hace años y parece que se está considerando en el gobierno federal y los reguladores, aquí escribí un poco sobre el tema.

Otra cuestión que considero muy importante señalar es que uno de los componentes básicos de la Seguridad Energética y de suministro es: Disminuir lo más posible la exposición a riesgos y volatilidades externas que puedan representar costos tangibles e intangibles incrementales en caso de interrupciones o falta de suministro, mediante productos substitutos o diversificando racionalmente ambos lados de la ecuación, esto es la oferta y demanda, considerando a nivel macro tener los activos en territorio nacional o regional, ejemplos aquí y aquí.

Todo lo anterior bien puede aplicar para casi cualquier estado o región de México que no cuente con acceso a gas natural para usuarios finales.

¿Cuántas zonas de distribución de gas natural, asignadas por la CRE, existen en Veracruz y los estados del sureste mexicano?

Tal vez también sería interesante explorar esquemas similares a empresas estatales o municipales e incluso las mixtas como Barcelona Energía, Som Energía y Eléctrica de Cádiz, información aquí, aunque son de suministro eléctrico algo podría aplicarse al Gas Natural en México.

Pero bueno, no me quiero explayar mucho en el tema ya que es complejo y requiere mayor profundidad de estudio, pero para terminar quiero enfatizar que posterior a la identificación de oportunidades se deben conceptualizar y seguir ciertos pasos tendientes a materializarlos, para lo cual se requiere invertir algo más que tiempo. No caigamos en errores comunes como creer que únicamente existen dos tecnologías o soluciones ni de que nada más se trata de comprar cierta tecnología e instalarla e incluso de considerar que una tarifa, el CAPEX u OPEX son los componentes fundamentales de las soluciones o proyectos de inversión y desarrollo.

Agradezco al Ing. Rómulo Sánchez Director de la AEEV por sus amables comentarios sobre el tema y como siempre, también doy las gracias a quienes se toman el tiempo de leerme.

 

Cualquier comentario estoy a sus apreciables órdenes en: rogelio@huastecaventures.com

*/ Rogelio Calderón es socio en la empresa de consultoría Huasteca Ventures y está especializado en temas energéticos e industriales, tiene más de 16 años de experiencia en México y el extranjero, es abogado por la Universidad Anáhuac con diversos estudios en el ITAM, Tec de Monterrey así como en otras instituciones y cuenta con un MBA por la University of Texas at Austin.