miércoles, septiembre 22
Shadow

¿HAY SÓLO UNA CAUSA Y UNA SOLUCIÓN PARA LA DEPENDENCIA ENERGÉTICA DE MÉXICO?

Publicada:

Primera parte

 

Los últimos meses han tenido variaciones climáticas inusuales, especialmente las semanas pasadas en el norte de México, el sur de Estados Unidos y Europa, máxime considerando que si bien en otros lugares del mundo hace más frío, hay zonas o tecnologías que no estaban preparadas para hacer frente a dichas condiciones climatológicas, por considerarse atípicas.

La falta de suministro de Gas Natural a plantas de generación de electricidad, por razones de imposibilidad para transportar el suficiente a los usuarios finales por distintas razones como la misma falta de electricidad, deriva en que el sistema se descompense y fluya menos cantidad de la óptima, sin olvidar que en caso de urgencia la seguridad de suministro del productor generalmente estará primero que el cumplimiento de sus obligaciones para con sus compradores u off-takers, las excepciones son parte del derecho en todo el mundo. En ocasiones anteriores he explicado en términos generales el mercado y los contratos de suministro de gas y electricidad, etc.

Pienso que primero debemos saber que esta situación afecta principalmente a tres sectores, uno el que utiliza el Gas Natural como combustible para generar electricidad, dos el que lo utiliza para sus operaciones de producción y tres al residencial; estos independientemente de sus contratos de suministro de gas o producción de electricidad y de las cláusulas de penalidades, fuerza mayor o caso fortuito, en términos generales se presupone que deben contar (por temas de estrategia) con un plan emergente en caso de disrupción en el suministro de insumos, salvo que su estrategia haya estado basada principalmente en comparar tarifas, asumir que el futuro es lineal, pensar en el corto plazo nada más, etc.

Para entender un poco mejor la situación de México, es importante analizar los siguientes temas, que conozco de primera mano aunque hay más ejemplos disponibles públicamente:

 

1.- Durante más de 10 años, existió una estrategia que se basó principalmente en la premisa de “Es mejor y más barato importar que producir”, tanto el gobierno mexicano como reguladores, organismos y distintos actores, con gran empeño impulsaron dicha estrategia, misma que tomó mayor impulso desde la planeación de los sistemas Norte-Noroeste y los Ramones, este último que fue cancelado en su esquema original en noviembre del 2012 (un servidor en la empresa que trabajaba y otras invertimos mucho tiempo en ese proceso), para ser relanzados con otras variables y esquemas en 2013 si mal no recuerdo.

2.- La última reforma energética (2013) consideró que a finales de 2018 se iba a producir una cantidad mucho mayor de gas y petróleo que la realmente alcanzada, incluso hubo muchas opiniones y justificaciones en este sentido tanto del sector privado como de funcionarios públicos, esto en los medios nacionales e internacionales, hasta propaganda irrisoria de “Saving Mexico”; cabe mencionar que algunas personas como un servidor esgrimimos en su momento que era muy difícil alcanzarlas y que se estaba prometiendo de más en aras de “vender” dicha reforma. Aunque en cierta manera era entendible ante la inexperiencia en mercados nuevos y desregulados parcialmente como el Mexicano. Recordemos que toda ley, reforma, política, estrategia y plan, son enteramente perfectibles.

3.- En el sexenio anterior, se decidió continuar con la premisa de importar más gas de EUA, mediante los sistemas que CFE contrató también bajo el esquema BOO (yo prefería un BOOT o BOT) que incluían los ductos de internación y nuevos gasoductos hacia el centro del país. Esto formaban parte de un plan para eventualmente construir más generación de Gas Natural, ya que estos ductos tenían sobrecapacidad de diseño en relación con el consumo esperado inmediato, si mal no recuerdo. Se incorpora el Cenagas como gestor y comienza a operar, recuerdo cuando me toco negociar el primer contrato de capacidad en el Sistrangas para un privado, allá por 2016.

4.- En el camino, se decidió invertir en pozos por demás ineficientes como Chicontepec y cancelar pozos prometedores como Lakach (no tan grande como Leviatán en el Mediterráneo u otros tantos similares) y creo que se debería reactivar este activo, que si mi memoria no me falla ya se habían incluso licitado más de una obra en Veracruz bajo el esquema de EPC.

5.- También existieron cambios en la forma y destinatarios del LNG que se regasificaba en Altamira y Manzanillo (no hablaré de Costa Azul ni de los contratos con Perú porque tienen variables e historia un poco diferentes), en 2014 un grupo de empresas extranjeras y mexicanas estructuró y presentó una propuesta no solicitada a CFE para transportar GN de Sinaloa a Baja California (un servidor participó en dicha propuesta) aprovechando la capacidad excedente de diseño de los ductos Norte-Noroeste (incluso si la planta de Amoniaco de ProMan llegaba a materializarse, a la fecha no ha sido así), esta fue aceptada por el gobierno y se decidió lanzar una licitación, que después de un largo e infructuoso procedimiento se decidió cancelar y adoptar como solución una planta de regasificación de LNG en Pichilingue, BCS que dará oportunidad a la Península de importar gas licuado. CFEnergia continuaba licitando buques de LNG y haciendo compras Spot, un par de veces me tocó ver las licitaciones. En varias ocasiones “México” compró el LNG más caro o de los más caros del mundo, por cierto.

6.- De igual forma se comenzó a hablar de proyectos de almacenamiento de Gas Natural en cavernas, mismos que como es sabido y ha sido explicado en distintos análisis e incluso con ejemplos en otros países, son proyectos complejos y que llevan un tiempo considerable para estructurarlos, planearlos y materializarlos; al final del sexenio pasado independientemente de que hasta existieron prebases de licitación no se materializó alguno. Más de una vez he comentado con empresas y clientes que tienen mucha experiencia en estos temas, sobre si digamos en 2014 o 2015 se hubiera iniciado algún proyecto, tal vez al día de hoy se estarían terminando o habría algunos ya operativos, tal vez. No olvido mencionar los planes de almacenamiento estratégico en las terminales de regasificación en Altamira y Manzanillo.

7.- En años recientes, de las Rondas Petroleras que se llevaron a cabo en el sexenio anterior, hubo algunas asignaciones que fueron devueltas a la CNH, con lo cual se les ejecutaron las garantías y en virtud de lo mencioné anteriormente sobre las metas de la última reforma energética que no se cumplieron en términos de producción esperada, el Gobierno de México informó que se iban a detener nuevas asignaciones (similar a las subastas eléctricas) en tanto no madurarán las previas y dieran mayores resultados, en el entendido que como todos sabemos, el desarrollo de pozos lleva un tiempo considerable antes de que sean explotados comercialmente; por tanto es de pensarse si en caso de que las rondas hubieran continuado, en dos años ya estarían produciendo suficiente gas como para compensar una parte considerable que nos hubiera llevado a evitar el apagón de días pasados.

8.- La situación física de las líneas de transmisión y distribución en México ha sido precaria desde hace mucho tiempo, siempre se ha hablado de incrementar la red o de reforzarla, incluso existieron proyectos para transportar electricidad renovable desde el sur del país al norte, lo cual al parecer de muchos era un sinsentido considerando la extensión territorial del país ya que se debería considerar regionalizar más la producción y consumo de electricidad como una opción complementaria, como sucede en muchos lugares, sin comparar México con otros países que tienen una red tal vez única pero un tamaño mucho más pequeño que nuestro país. No se trata únicamente de construir líneas sino de cómo se financian y cómo se trasladan el los costos, Capex y Opex a los usuarios, etc.

9.- En países de Europa y otras regiones hemos visto que en tiempos de frío o emergencias, su producción de electricidad está diversificada con renovables y convencionales, pero para soluciones de potencia firme algunos de ellos deciden construir almacenamiento de energía, otros como Alemania construir nuevas Carboeléctricas como Datteln-4 de 1 GW de capacidad (que entró en operación en 2020) o Inglaterra planeando 6 GW nuevos de generación con Gas Natural, etcétera. Lo anterior independientemente de las renovables que instalen considerando la inmadurez de algunas tecnologías pero considerando el baseload del sistema; les recomiendo visitar el sitio de Entso E para que puedan incluso ver el mix de generación efectivo e histórico de la UE, aunque carbón, gas y nuclear han predominado últimamente.

10.- A la fecha, el Gobierno Mexicano ha indicado que se encuentra revisando y ajustando ciertas asimetrías o requilibrando el mercado, como ha sucedido en muchos países como España para evitar burbujas de renovables o de alguna otra solución energética, en aras de eficientar y garantizar lo más posible la operación de los sistemas energéticos. No se olviden de las emisiones de GHG o de CO2 per capita.

11.- El futuro no lo conozco, pero ya veremos.

 

No quiero entrar más a detalle ni en temas sobre propuestas que en su momento hicimos varias personas y empresas al gobierno previo o actual o para la Reforma Energética de 2013 ni del contexto internacional, porque la historia es muy amplia y compleja, llena como siempre de decisiones técnicas y políticas (como en todo el mundo), pero tal vez más adelante escriba sobre ello.

En virtud de lo anterior y atendiendo a distintas variables que se consideran en toda planeación estratégica de un país, tengo las siguientes hipótesis:

 

1.- Estratégicamente con base en nuestra experiencia y en la doctrina, depender mayormente de un país suministrador o de empresas de un solo país (hago hincapié en esto porque las empresas de muchos países también atienden en sus decisiones a cuestiones políticas, vean la política detrás de Nord Stream 2, por ejemplo) deja al comprador en desventaja porque el vendedor tiene un poder de negociación mayor (recordando a Mr. Michael E. Porter) y como dirían por ahí, trade is never only about trade. Ej. Tener gas para exportar o vender no significa que necesariamente lo vas a exportar, incluso que tengas ya firmado un contrato, como hemos visto tantas veces en la historia.

3.- Cuando se evalúan soluciones, no se trata únicamente de considerar los tangibles (ej. flujos de efectivo palpables) sino también las contingencias, riesgos, los costos y consecuencias de la interrupción en el suministro, así como las opciones para de forma rápida poder cubrir un eventual desabasto o en su caso encontrar un bien substituto (ej. El sustituto del Gas por ducto sería LNG por barco o para una empresa el CNG).

4.- No creo que algún país sea una empresa de bienes raíces para que la decisión de inversión sea únicamente el VPN y que ese valor sea calculado sólo con los flujos de efectivo positivos, si no, muchos sistemas postales, proyectos y empresas estatales (todos los países tienen varias, aunque no se diga mucho sobre su naturaleza) ya hubieran sido desmanteladas, ojo con el “Valor” estratégico.

5.- No todos los países tienen la “facilidad” de subsidiar fuertemente ciertas actividades, ya sea imprimiendo dinero a discreción, sus bancos centrales absorbiendo riesgos de empresas privadas nacionales o simplemente repartiendo dinero directa o indirectamente sin preocuparse por sus niveles de deuda. Estos temas son muy interesantes y con muchos antecedentes, mismos que están disponibles públicamente, pero tal vez no en los medios o análisis tradicionales.

6.- Las soluciones mágicas, únicas o de resultados inmediatos no existen en términos de proyectos de inversión de un país, se llevan tiempo, requieren planeación, resultados y evaluación de resultados, para ir adaptando la estrategia en el mediano y largo plazo. México históricamente ha sido cortoplacista.

7.- El acercamiento de países diferentes a problemas similares, requieren de soluciones diferentes para hacer frente a temas como el desabasto, seguridad y soberanía energética, no todos tienen la posibilidad de producir internamente, otros pueden producir internamente y equilibrar con importaciones dentro de rangos “no peligrosos”, etc. Como ejemplos, hay regulaciones como las Directivas de Gas Europeas o el Reglamento sobre medidas para garantizar la seguridad del suministro de gas en la UE e incluso excepciones a principios básicos como la competencia en casos de emergencia o seguridad como el Art. 36 del TFEU, en México tenemos las propias. Una cosa es la legislación y otra su aplicación real.

 

Dicho sea de paso, pocos países utilizan tanto las excepciones, unilateralidades, bloqueos, restricciones a la competencia, el nacionalismo, proteccionismo, leyes nacionales o decretos (incluso que se “aplican” extraterritorialmente) que están por encima de las leyes internacionales, tratados y contratos, etcétera como la UE y EUA. Ejemplo reciente, el acaparamiento de vacunas contra el Covid.

Creo que este contexto general es suficiente por el momento, ya en la segunda parte hablaré de propuestas concretas y sobre el tema específico de si realmente siempre es mejor importar que producir internamente, siendo lo más importante: ¿Para quién(es)? Debido a que no es lo mismo el punto de vista, planeación, racional ni la estrategia de un país netamente consumidor/importador que de uno productor o uno prosumidor, con sus ejemplos respectivos. El equilibrio siempre es importante.

Por último quiero recalcar que las soluciones mágicas o únicas casi nunca son recomendables ni eficientes sino que se requiere de la convergencia de diversas opciones perfectibles, para no forzar ni desequilibrar el mercado. Tampoco la generación espontánea existe, todo es un proceso en que intervienen muchos actores y acciones pequeñas o grandes, directas e indirectas que nos llevan a obtener un resultado, aunque siempre existe forma de prever muchas situaciones de manera objetiva y actuar en consecuencia considerando el panorama completo; política, alarmismo, intereses y grilla mexicana o extranjera aparte.

Quedo a sus órdenes para cualquier comentario en: rogelio@huastecaventures.com

 

*/ Rogelio Calderón es socio en la empresa de consultoría Huasteca Ventures y está especializado en temas energéticos e industriales, tiene más de 16 años de experiencia en México y el extranjero, es abogado por la Universidad Anáhuac con diversos estudios en el ITAM así como en otras instituciones y cuenta con un MBA por la University of Texas at Austin.

 

 

 

 

 

 

 

Disculpa, no puedes copiar contenido de este sitio.