miércoles, septiembre 22
Shadow

CONTRATOS DE SUMINISTRO DE GAS NATURAL EN MÉXICO: ALGUNAS CONSIDERACIONES IMPORTANTES

Publicada:

Diversos usuarios consumidores de gas natural y electricidad, a raíz de esta lamentable pandemia por la que estamos pasando, están haciendo frente a distintos retos derivado de cambios en sus operaciones o en su ritmo producción, lo que se traduce en un necesario ajuste en sus consumos energéticos y en sus contratos.

Los cambios en la regulación primaria y secundaria del gas natural derivados de la última Reforma Energética, dieron paso a la posibilidad de que los usuarios finales, más allá de los esquemas de Distribución con Comercialización o procura directamente de Pemex, adquieran el gas que consumen mediante otros esquemas, lo que muchas veces significa que deberán estar más atentos en la administración de sus consumos y contratos.

Otra cuestión que permite a los usuarios un mayor acceso a diferentes fuentes de suministro de gas natural en México fue la creación del CENAGAS y construcción de los gasoductos de transporte privados como los sistemas que ya conocemos, por ejemplo el gasoducto Morelos, los que han sido recientemente anunciados y otros; cabe mencionar que en algunos de los ya existentes, a la fecha se han materializado interconexiones a esos ductos por parte de algunas empresas, también al SISTRANGAS.

En este sentido, los contratos de suministro de gas natural son generalmente contratos de corto o mediano plazo, dependiendo de las circunstancias, pero no son como otros -contratos- de suministro de bienes o servicios, sino que dependen de cuestiones particulares como las operaciones propias del usuario (no existen dos empresas o maquinaria que consuma exactamente la misma cantidad de gas, ni operaciones exactamente iguales) y se componen de cláusulas tanto técnicas como eminentemente legales -que como en todos los contratos, estas cláusulas tienen implicaciones financieras, estratégicas, económicas, etcétera, más allá de la redacción misma del contrato- entre ellas, son de especial importancia las siguientes:

1.- El procedimiento y condiciones para la nominación de gas por parte del usuario final.

2.- Condiciones, supuestos y fórmulas para calcular los desbalances y sus penalidades, así como los términos y condiciones del ducto o ductos que se utilizarán para llevar el gas hasta el punto de recepción o medidor del usuario, estos son comúnmente llamados “ductos aguas arriba”.

3.- En caso de existir o contratar distribución simple* que esta cumpla con los términos y condiciones del servicio y del permiso de distribución, incluyendo sus anexos.

4.- La especificación sobre la naturaleza del servicio de suministro, si será en base firme o interrumpible -tiene mucho que ver con las condiciones, términos y contratos de los gasoductos aguas arriba y la disponibilidad, etc.-

5.- El precio por Gj o MMBTU que puede ser fijo -una opción financiera o hedge, básicamente- o variable, la conveniencia de uno u otro esquema dependerá de muchas variables y proyecciones.

6.- Los costos adicionales, como cargos “pass through” o variables que al final del día absorbería el usuario consumidor, la necesidad de construir un gasoducto de “última milla” o de una interconexión, los términos y condiciones de esta infraestructura adicional, sus respectivas amortizaciones y el costo de oportunidad.

7.- El costo total del suministro, esto es: precio por MMBTU o Gj + costos adicionales + riesgos.

8.- Opciones de salida, terminación anticipada y costos de cambio.

9.- Cláusulas de caso fortuito y fuerza mayor, así como el procedimiento para determinarlas.

10.- Anticorrupción y cuestiones relacionadas.

11.- Si los precios son en MXP o en USD, el tipo de cambio y procedimientos para efectuar los pagos.

12.- Otras cláusulas.

Cabe mencionar que hoy en día no sólo Pemex, CFE y las empresas de Distribución de Gas pueden vender o suministrar gas natural a los usuarios, sino que los comercializadores también, quienes independientemente de que tal vez no sean propietarios de los ductos -por posibles restricciones regulatorias sobre integración vertical u otras- estos pueden firmar contratos de capacidad de transporte (con ductos privados o los pertenecientes al Sistrangas) y de distribución simple para ofrecer un servicio completo de entrega en la estación de medición de los usuarios finales.

**La distribución simple es un servicio que las empresas titulares de un permiso de distribución de gas natural ofrecen a los usuarios finales o consumidores, ya sean nuevos o existentes, que se traduce en: i).- La compra del gas natural y la contratación del servicio de distribución por ducto se realizan mediante contratos independientes, no necesariamente con la misma empresa, ej. Contratar el suministro de gas con un comercializador y contratar la distribución desde el punto de entrega del comercializador hasta la estación de medición de mi fábrica con XYZ Distribuidora de Gas S.A. de C.V., ii).- Este servicio de distribución simple incluye cargos por servicio, por capacidad, etc. Pero no por concepto de suministro de GN, iii).- Dependiendo de los términos, condiciones y distintas regulaciones, si un usuario es titular de un contrato de distribución con comercialización, éste puede migrarlo a un contrato de distribución simple.

De igual forma, es importante que los usuarios finales o consumidores consideren que algunos de los esquemas por los que pueden optar al momento de contratar el suministro -mediante contratos independientes o uno solo- son:

a).- Gas natural entregado por un comercializador en el citygate o en un punto de interconexión entre el ducto de transporte y un ducto de distribución + un contrato regulado de distribución simple de gas (depende de la ubicación del centro de consumo de GN) + coberturas (en su caso).

b).- Gas natural entregado en un ducto privado o punto de inyección del Sistrangas (en el lado mexicano) + un contrato de capacidad de transporte de gas natural + un contrato regulado de distribución simple (depende de la ubicación del centro de consumo de GN) + coberturas (en su caso).

c).- Gas natural entregado en un punto de EUA como puede ser un ducto privado o ducto de internación de gas + importación del gas + uno o varios contratos de capacidad de transporte de gas natural en el lado mexicano + un contrato regulado de distribución simple de gas (depende de la ubicación del centro de consumo de GN) + coberturas (en su caso).

d).- Gas natural entregado en el medidor de su empresa, con un cargo pass-through de los costos logísticos de los ductos “aguas arriba”.

e).- Otros.

La conveniencia de una u otra opción puede depender, entre otras muchas cuestiones, del factor de carga y la cantidad de Gj o MMBTU que una empresa consuma.

Es importante enfatizar que contar con contratos por separado puede significar la necesidad de un equipo que los administre ya sea interno o externo, debido a cuestiones relacionadas con nominaciones, planeación de consumos, desbalances, etc. Pero de igual forma, estos esquemas pueden ofrecer muchas ventajas, como una mayor capacidad o libertad para cambiar de suministrador y migrar sus contratos en un momento determinado o para tener más alternativas cuando tomen decisiones sobre incrementar o disminuir sus consumos, como podría ser el caso de ampliaciones o reducciones en la capacidad de sus operaciones.

También es aconsejable que los usuarios actuales o futuros de gas natural, no se apresuren demasiado ante temores de llegar a quedarse sin gas, sin capacidad en los ductos… siempre existen procedimientos, distintas fuentes y formas para tener acceso al gas natural, incluso para sustituir el uso de Gas LP por otros insumos, no necesariamente gas natural; muchas veces firmar un contrato tal y como nos lo presentan, no es la mejor opción, mucho menos si estamos históricamente acostumbrados a únicamente pagar la factura que recibimos, debido a que ahora las condiciones contractuales de forma, fondo y fundamentales han cambiado, lo que puede traducirse en una mayor flexibilidad para los usuarios finales.

Cuando menciono el fondo del contrato, me refiero a lo que hay detrás del contrato mismo como lo es la cadena de suministro del gas “aguas arriba”, sus convenios y riesgos o contingencias potenciales, que al final del día el usuario final deberá asumir –en cierta medida y equilibrio- derivado de la firma del mismo; también vale la pena evaluar los riesgos asociados en los distintos puntos de la cadena, máxime que generalmente los productores de gas no son aquellos que lo venden o entregan al consumidor final o si lo hacen es de forma indirecta y en algunos casos por ejemplo, los conceptos de oferta-demanda se pueden invertir o distorsionar.

El tema es amplio y más complejo, pero caso por caso es diferente, en este sentido es muy recomendable evaluar los contratos que le propongan a su empresa, no sólo circunscribirse a comparar tarifas, para de esta forma estar en posibilidad de planear estrategias de procura, mitigación de riesgos, como pudieran ser evitar el pago de penalidades, de asumir costos ocultos, sufrir restricciones en el suministro o cualquier otro evento “inesperado” ya que siempre es mejor estar preparado ante cualquier eventualidad que pudiera poner en riesgo los flujos de efectivo, activos y pasivos de su compañía o proyecto, e incluso crear disrupciones operativas, que se pudieron haber previsto.

Por último debo mencionar, que los costos ocultos al final del día no están “tan” ocultos per se, sino que tal vez no nos los explicaron bien o no los valuamos a fondo; pero a efecto de maximizar el valor tangible e intangible y los ahorros potenciales de un contrato, es raconsejable analizarlos a detalle y no únicamente hacerlo desde un punto de vista eminentemente legal o de redacción.

 

 

Quedo a sus órdenes para cualquier duda o comentario en: rogelio@huastecaventures.com

*/ Rogelio Calderón es abogado especializado en el sector energético y socio en la firma de consultoría Huasteca Ventures.

Disculpa, no puedes copiar contenido de este sitio.