miércoles, septiembre 22
Shadow

LA SANTIDAD DE LOS CONTRATOS Y OTRAS FALACIAS MEXICANAS

Publicada:

-Segunda parte-

 

Tal vez una de las consecuencias más graves de las falacias que circulan o toman fuerza en el sector energético mexicano sea que más de una persona, grupo o empresa se ven influenciados en su toma de decisiones por esta desinformación; cabe mencionar que no siempre se difunden -las falacias- con la intención dolosa de desinformar, sino a veces por otras razones como desconocimiento, grilla, ideologías, falta de validación de la información y una más común, que es no ver el panorama completo. Pero nótense en muchos casos los vocablos utilizados: atentado, se está destruyendo, era perfecto, retroceso, santidad, datos duros, todas las empresas o países, las encuestas, hay que copiar y pegar, etc.

Afirmación: 2 manzanas + 2 manzanas = 4 manzanas

-Pero, son ¿2 manzanas? + Otras 2 ¿Manzanas?

-Si es así, el resultado es 4 manzanas.

-Si no 2+2 son manzanas, el resultado no son 4 manzanas, pero tal vez son 2 peras y 2 manzanas.

Con eso quiero ilustrar una de las falacias más relevantes en algunos análisis o afirmaciones que he leído, en efecto la matemática no miente 2+2 = 4 pero el PROBLEMA es cómo obtuvimos el primer 2 y el segundo 2 para que el resultado sea igual a 4 manzanas. ¿Adiviné, elucubré, analicé?

Un ejemplo es cuando para valuar un proyecto se utilizan iteraciones, muchas por cierto, para tratar de predecir el resultado más probable, sin embargo por más iteraciones que ejecutes -digamos 1,000 escenarios y 1,000,000 de iteraciones- si las variables de origen son incorrectas, la información es incompleta o en los benchmarks se mezclan peras y manzanas, no importa que ejecutes un trillón de iteraciones, aunque se vea muy bonita la gráfica o las 100 hojas de explicación, el resultado es incorrecto. Siempre existen distintos métodos de predecir o de medir un resultado, sin embargo, un análisis objetivo no se circunscribe a una o dos variables o fundamentales, salvo que la intención sea crear ruido.

Una falacia que yo creía superada, es la que se refiere a las facultades de algunos órganos reguladores en México y el papel de la Secretaría de Energía, se sigue insistiendo en proponer o tomar como base que los reguladores se mandan solos en México y en el mundo, hay muchísimos ejemplos de esto, o que pueden hacer lo que gusten -sin restricción- porque son “santos” y confunden autonomía técnica, operativa y de gestión con independencia absoluta de alguno de los tres Poderes de la Unión -en el caso de México-, lo cuál es incorrecto. En el mundo podemos ver decisiones o resoluciones de reguladores que restringen derechos como la de libre contratación de los particulares, otras que favorecen más un mercado o esquema que otro, pero ese es tema para otra ocasión.

El asunto de los permisos continúa ocupando muchos de los tabloides y noticias en México, no sin la participación del alarmismo de más de uno; en algunos casos incluso se aduce que los reguladores, las resoluciones y leyes eran perfectas; sin embargo como hemos visto en muchos países del mundo, estos nunca han estado exentos de especulación y corrupción. Es muy diferente el querer o deber ser y el ser, esto es la implementación es también importante. En este sentido también, distintos países han tomado acciones para prevenir o solucionar distintos tipos de problemas, incluso para proteger a sus empresas nacionales ya sea restringiendo la entrada de otras empresas, suspendiendo temporalmente el otorgamiento de nuevos permisos, imponiendo barreras arancelarias, cuotas, etc.

Hay que recordar que las excepciones también forman parte del Derecho, de los tratados, contratos y de la regulación nacional o internacional, siendo así pretender que conceptos como la competencia, las leyes u otros similares son lineales, absolutos y que únicamente afectan una esfera jurídica, es incorrecto, existen circunstancias que los Estados deben equilibrar o corregir respecto a interacciones dentro de su territorio, de una forma razonable. Esto lo menciono por tantas falacias que existen en México sobre un supuesto ataque (victimización de algunos) contra ellos o que se restringen indebidamente derechos como la competencia; todos los derechos convergen, se ponderan y no son ilimitados.

Ejemplos de especulación con precios de combustibles, electricidad, gas natural y otros commodities los podemos constatar en tantas multas que se han impuesto a empresas de todos los tipos en todo el mundo, o revisando las sanciones impuestas contra ellas por actos de corrupción; México no es el país en que todo suceda y en el mundo no o viceversa, siendo que no es justificación, el Estado es uno de los encargados de prevenir que algunas conductas se lleven a cabo o que continúen sucediendo, ya que un país en el que no se impongan restricciones a las empresas privadas o estatales, aparte de ser muy dudoso, es un sueño al igual que las inversiones libres de riesgo, con algunas excepciones pero que yo sepa, no es el caso en negocios del sector energético.

Tampoco quiero dejar de tocar el tema del carbón, las carboeléctricas y las promesas, como dicen por ahí prometer no empobrece. Hemos visto que independientemente de asumir compromisos con el medio ambiente, muchísimos países no los han cumplido tanto es así que el nivel de CO2 y gases de efecto invernadero en el mundo no ha disminuido considerablemente incluso per cápita tampoco, algunos países como Alemania con carboeléctricas nuevas que entraron en operación este año, otros otorgando incentivos para estudios de nuevas carboeléctricas, etc. Ahora bien, decir que en 20 o 50 años voy a apagar todas las que existen en mi país tampoco es garantía, hay países que si bien ya no tienen este tipo de plantas, importan electricidad de países que utilizan carbón, pero es un tema amplio, las falacias son creer que de un día para otro se va a migrar hacia tecnologías limpias o que únicamente debemos enfocarnos en una o dos de ellas e incluso que ya nadie utiliza carbón en el mundo; el sistema eléctrico mexicano tiene muchas particularidades y creer que descubrimos la solución mágica porque en otros países muy diferentes ha medio funcionado, es muy aventurado aparte de riesgoso al pretender que no es necesario diversificar fuentes de suministro, por ejemplo. No sólo se trata de cerrar unas e instalar otras, todo tiene un costo y riesgo, que generalmente es asumido por los privados o por el Estado cuando se obliga a firmar contratos de pago de largo plazo, con las consecuencias, ventajas y desventajas naturales de cada esquema. En efecto, la tendencia es migrar hacia fuentes de generación de electricidad más limpias, pero considerando muchos factores.

Hay otras -falacias- más como la supuesta prohibición de los proyectos renovables en México o que las Subastas eléctricas son el único esquema que interesa a todas las empresas del mundo, pero no entraré en detalles ahora, ya que he abordado estos temas con anterioridad. La lista de falacias sigue y sigue.

Continúo invitando al público en general a analizar más a fondo cuestiones importantes para la toma de decisiones, no únicamente porque algo suene muy bonito o que mucha gente lo diga es necesariamente lo indicado, si no, con leer dos libros y leer tres medios de comunicación ya sabríamos cómo mi empresa se convertirá en exitosa. Muchas veces, detrás de, hay más cosas que no vemos o que no nos dicen.

Para terminar, quiero hacer hincapié en que cualquier regulación, acción o acto de alguna de las partes involucradas en un mercado -o fuerza de mercado- como puede ser un país o un gobierno, tienen consecuencias diferentes para empresas diferentes, sabiendo que no todas -las empresas- son iguales ni tienen la misma actividad económica, perfil de riesgo, necesidades, intereses o estrategia; es por ello que hay que tener cuidado cuando mi empresa analice una solución, una “verdad absoluta” o un impacto -entre otras premisas- para no creer ciega o únicamente en lo que aduce un grupo de empresas, una o dos personas o compañías sobre lo que deberíamos hacer o no hacer. Caso por caso es diferente, aunque se nos quiera convencer de la existencia de soluciones que se ajustan a los zapatos de todas las personas, regiones y países.

 

Estoy a sus órdenes en: Rogelio@huastecaventures.com

 

/* Consultor especializado en el sector energético y Business Partner en la empresa Huasteca Ventures.

Disculpa, no puedes copiar contenido de este sitio.